sábado, 26 de enero de 2013

PÓRTICO. Frederik Pohl (1977)

-De la culpa y del coste de una vida mejor, en todos los sentidos.- 

 photo DSC07205_zpsc4ab874b.jpg
Género. Ciencia ficción.

Lo que nos cuenta. Acercamiento a la vida (y traumas) de Robinette Broadhead, retratada en retrospectiva desde su madurez y centrada en su estancia en Pórtico, asteroide situado en el perihelio de Mercurio en el que una desconocida civilización alienígena conocida como los Heechees construyó, hace cientos de miles de años, un hangar que contiene algo más de novecientas naves espaciales, cuyo mecanismo de activación se ha logrado averiguar pero no así su sistema de navegación y control, ni su mecanismo de elección de destinos ni los parámetros de selección de los mismos. Primer libro de la Saga de los Heechees.

Mi opinión. Más una novela con (grandes) licencias y menos del género que la mayoría de los libros de ciencia ficción (que no todos), esta distopía (casi una anti Space Opera) es un fragmento de una epopeya triste y humana en un entorno futurista o puede que un retrato del precio del éxito en un escenario igualmente futurista, pero definitivamente es más ficción que ciencia.

Resultó muy fresca en su momento, especialmente para la mayoría de aquellos más aficionados al género, ya que sin salirse del mismo retrataba realidades bastante diferentes a las habituales con estilo y óptica poco usuales. Irregular desde la aproximación psicoanalítica al protagonista, fresca y cautivante desde la narración de su historia, curiosa desde el uso de las notas, anuncios e informes como herramientas narrativas superpuestas. 

Un retrato de la deshumanización disfrazada de progreso, de los sacrificios vestidos de oportunidades, donde planea la sombra del Hard pero nunca se manifiesta y que supuso en su tiempo una obra muy importante en el género, aunque ahora despierte más dudas sobre su desarrollo (en algunos lectores) que sobre su idea de partida (en casi nadie).

Destacado. Su lectura individual frente a su lectura como parte de una saga, experiencias totalmente diferentes. 

Potenciales evocados. Sobre la relación entre Robin y su psicoanalista artificial, momentos del Heinlein de los años setenta y ochenta; el Niven más soft en la Klondike de un Jack London más moderno; lo que pudieron sentir los acompañantes más desconocidos de Cook, Ponce de León y Balboa pero narrado al estilo menos Hard, si eso fuese posible, de Brin; el manejo de lo ignorado y su interpretación en Cita con Rama, pero sólo eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin